Documentación para homologar nuestras reformas

El primer problema con el que se suelen topar nuestros clientes es que, al pasar la ITV, se la deniegan por haber incluido una reforma en su coche.

Es precisamente la ITV quien debe reflejar dichas reformas en la ficha técnica para que el coche circule legalmente. Si topas con una ITV maja, ellos te explican lo que aquí te vamos a exponer.

Para que una ITV te refleje las reformas en la ficha técnica necesitan estos documentos:

Homologar Carrocería

La carrocería en un vehículo es la culminación estética del mismo, y además puede aportar una serie de ventajas, como en la aerodinámica del conjunto, por ejemplo, pero en cualquier caso se consideran reformas.

Homologar Frenos

Los frenos se consideran un elemento el cual implica realizar un proyecto para justificar la reforma de importancia que implica este.

No solo se necesita un proyecto técnico para realizar la homologación correspondiente, en mucho de los casos se necesita una prueba de frenado la cual debe justificar las directivas ante la ITV, nosotros actualmente realizamos la homologación de frenos y tramitamos la prueba correspondiente.

En proceso de homologación tiene varios pasos y cada uno de ellos tiene una finalidad diferente. No es lo mismo la homologación de una pieza que la homologación de una reforma.

Un ejemplo exagerado pero con el que se entiende perfectamente es: si mi coche es un Smart y me compro unas ruedas PROBADAS y HOMOLOGADAS para un Hummer, es evidente que todas esas pruebas no serán válidas para mi coche y, aunque las ruedas son perfectamente legales, seguramente la reforma en un Smart es demasiado extrema como para homologarla.

Mucho de nuestros clientes nos preguntan por una documentación llamada TÜV, que suele venir con muchas de las piezas que compramos e instalamos en nuestros coches y que trae datos como marca, referencia, medidas, datos del material entre otros.